Todo empresario que tenga una empresa mediana o pequeña se habrá preguntado si deben digitalizarse. Lo más probable, es que haya llegado a la conclusión de que no es necesario. Porque ‘a ellos les va bien con sus clientes de toda la vida’. Controlan su pequeño entorno y no se quieren meter en cosas que no saben como van.

Pues bien, sólo en torno al 10% de las PYMES son las que han dado el paso a la digitalización. Son aquellas que no desaparecerán y que se quedarán con los clientes de los que no han dado el paso. Y eso ¿por qué? ¡Si sólo parecen elucubraciones de películas futuristas!

Lo cierto es que la realidad nos va a abordar tarde o temprano y por mucho que intentemos dar el paso evitando y esquivando afrontar cosas nuevas llegará a la puerta de nuestra casa, a la puerta de nuestro negocio. Y ese momento cada vez está más cerca.

 

Si existen personas nativas digitales también existen empresas nuevas que nacen de la mano de un entorno digital en su negocio. Son empresas pequeñas que, con pocos medios y con pocos empleados, pero gran conocimiento de marketing digital, son capaces de hacer una competencia fuerte a empresas que no han invertido nada en digitalizar su negocio.

Las razones más evidentes para emprender la digitalización de las empresas son, por ejemplo:

–Ampliación del abanico posible de clientes, esto es la famosa desubicación digital. Se puede vender al otro lado del mundo. Si tenemos claro cuál es nuestro público objetivo, lo menos importante es que el transporte sea más largo.

–Crear un vínculo más estrecho con nuestros clientes. Es decir, crear una atención al cliente más efectiva. Debido a que previamente hemos analizado a nuestro público objetivo y sabemos aquello que necesita. Nunca dejaremos de tratar de averiguar que necesita.

–Nuestra empresa tendrá cabida en este mundo. Gracias a una web corporativa o un ecommerce estaremos visibles. Por tanto presentes en el mundo virtual. Mostraremos en ella nuestra filosofía empresarial, los servicios y/o productos, nuestros logros, etc. Todo esto sumado a nuestra presencia en redes sociales creará posibilidades que antes nunca habríamos tenido estando en nuestro entorno controlado “el de toda la vida”.

–Por supuesto la más importante, nuestras ventas aumentarán. Es obvio que llegaremos a más posibles clientes siguiendo una buena estrategia de ventas.

La digitalización es un proceso clave de transformación para lograr la supervivencia de las PYMES.  No sobrevivirán ni las más fuertes ni las más grandes sino aquellas que antes se hayan adaptado al mercado digital.

¿Por qué deben digitalizarse las PYMES?
Etiquetado en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *