HACIA LA WEB 4.0

Desde que en los años 90 comenzamos a tener correo electrónico y a buscar en web estáticas, propias de la web 1.0, la sociedad occidental ha cambiado dando un giro espectacular.

Es un constante cambio, lo que ayer funcionaba de una manera, hoy ha cambiado.  O te adaptas o… necesitas que alguien te ayude.

El mundo en realidad funciona de la misma manera. Antes vivíamos en aldeas más o menos grandes. En ellas controlabas durante toda la vida el entorno porque “era lo de siempre”. Ahora no, ahora estamos en una aldea global (término acuñado por el sociólogo canadiense Marshall McLuhan).

La diferencia con la aldea local, la de toda la vida, es que es más enriquecedora. Por una parte, tienes más información, pero, por otra, puede superarte a diario.

¿Cuántas redes sociales tenemos en las que seguimos a 300 personas, o tenemos 500 amigos? Medido en tiempo real, es imposible abarcar toda la información que recibimos a diario. Ahí es cuando se produce la infoxicación. Este término supone un incremento de un 30 % anual, según un estudio realizado por Peter Lyman y Hal Varian.

El resultado es estar sobresaturados con información que no necesitamos o peor, aquello que deciden los motores de búsqueda adaptando a tu perfil aquello que te llega vía online. Para mejorar tu experiencia, sólo por eso. En realidad, no es todo cosa de los motores de búsqueda nosotros también lo provocamos.  Lo que sucede es que vivimos en una burbuja informativa que nosotros mismos hemos ido configurando dando c

lics, me gustas o añadiendo corazoncitos a algo en algún momento dado.

Comunicar adecuadamente hace necesario saber utilizar la web. Las empresas son quienes mayores problemas tienen para encontrar la información que les es necesaria entre tantos millones de datos.

Todo esto es complicado y hay que saber distinguir el grano de la paja. Eso es lo que saben hacer los profesionales en comunicación digital. Hacen que toda esta información tenga sentido, ordenando, seleccionando, extrayendo conclusiones y cumpliendo los objetivos marcados.

Ahora vamos hacia la web 4.0, donde ya las máquinas realizaran procesos mentales por sí mismas.  Aún sigue estando un poco lejos, pero todo llegará.

HACIA LA WEB 4.0
Etiquetado en:    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *